Escrito por

Gastritis: síntomas, tratamiento y dieta

La gastritis es una afección frecuente que puede afectar en diferentes edades. Hay diferentes tipos de gastritis, por lo que es importante determinar cuáles son los síntomas para recibir el tratamiento específico. A su vez, también os contamos cómo mejorar vuestra dieta para evitar los efectos de la gastritis.

Qué es la gastritis y por qué se produce

La gastritis es una inflamación de las capas de células que revisten el estómago, cuya función es la de proteger de la acidez que provocan los jugos gástricos, es decir, una inflamación en la mucosa del estómago.

El origen de la gastritis puede deberse a diferentes causas como el consumo de algunos fármacos (ácido acetilsalicílico, naproxeno o ibuprofeno), infección estomacal por la bacteria Helicobacter pylori, reflujo de bilis,, estrés excesivo, abuso o consumo de alcohol, consumo de drogas como la cocaína o el tabaco, alimentos picantes, trastornos autoinmunes o personas con déficits en el sistema inmunológico.

Síntomas Gastritis

Sintomas de la gastritis

El síntoma más común en las personas que sufren gastritis es un dolor o molestia en la parte superior del abdomen, el término médico es dispepsia. Los síntomas de gastritis no siempre se corresponden con la  magnitud de los cambios físicos en el revestimiento del estómago, al igual que cada persona puede sufrirlos de una manera diferente.

  • A menudo la gente usa los términos de dolor punzante, ardor para describir el dolor que sufre.
  • Náuseas y vómitos, el vomito puede tener restos de sangre dependiendo de la severidad de la gastritis. A veces el vómito puede ser amarillento o verdoso.
  • Eructos, a vece alivian el dolor de forma breve
  • Hinchazón

En la gastritis severa, además de los síntomas anteriores pueden aparecer otros como:

  • Palidez, sudoración rápida, arritmia
  • Sensación de mareo, falta de aliento
  • Dolor en el pecho, dolor fuerte en el estómago
  • Evacuaciones de heces oscuras, con sangre, con muy mal olor
  • Desmayos
  • Dificultad para respirar

Ante cualquiera de estos síntomas es necesario buscar atención médica lo antes posible.

Tipos de gastritis

Los diferentes tipos de gastritis que se pueden sufrir están clasificados en función de la duración de la misma, las causas que han derivado su aparición y qué zona del estómago es el que acusa el malestar. Os vamos a describir más profundamente los dos tipos de gastritis más comunes pero, cabe señalar que también hay más afecciones dentro de esta clasificación como gastritis nerviosa, gastritis enantemotosa, gastritis eosinofílica.

Gastritis crónica

Las afecciones crónicas, en concreto la gastritis crónica, es aquella que tiene una duración prolongada de la sintomatología asociada a esta afección y el aumento paulatino de la inflamación del revestimiento del estómago.

En la gastritis crónica hay que diferenciar dos subtipos. Si nos referimos a la parte del estómago afectada hay que diferenciar entre gastritis fúndica o tipo A (afecta en el centro del estómago) o gastritis antral o del tipo B (afecta a la parte final del estómago).

El desarrollo de la gastritis va a ir variando de superficial a atrofia. En un principio, se considera que la gastritis puede ser leve cuando sólo afecta a la pared externa del estómago; la siguiente es la gastritis moderada o atrófica hasta llegar la atrofia gástrica que puede derivar en una úlcera gástrica o cáncer, ya que la pared del estómago queda casi destruida.

Gastritis aguda

Los síntomas relacionados con la gastritis aguda aparecen repentinamente (dolor, vómitos, náuseas) y su aparición de la gastritis aguda suele estar relacionada con la presencia en el estómago de la bacteria Helicobacter pylori. Es importante tratar este tipo de gastritis para evitar su evolución en una gastritis crónica.

Tratamiento para la gastritis

En función del tipo de gastritis al que se haga referencia tenemos que hablar de uno u otro tratamiento pues no van a ser ni los mismos síntomas ni la misma afección.

Algunas gastritis agudas no son necesarias tratarlas pues su duración es muy breve, ya que su aparición puede estar asociada al consumo de algún tipo de alimento o sustancia que puede haber afectado a la mucosa gástrica. Dicho esto, es importante ir conociendo cómo funciona nuestro organismo de forma subjetiva para poder conocer cuál es la mejor manera de evitar la sintomatología. Un ejemplo, tomar determinados medicamentos o comidas con un protector de estómago, o directamente evitarlos.

Cuando se trata de la gastritis atrófica, relacionada con la bacteria H. pylori, el tratamiento más frecuente suele ser el de antibióticos a tomar durante una semana o 10 días.

En el caso de las gastritis crónicas asintomáticas éstas no suelen tratarse.

Dicho esto, sea cual sea el caso, es importante acudir al médico para que pueda pautar un tratamiento personalizado en base al tipo de gastritis como al historial médico.

Dieta para la gastritis

Como habéis podido leer a lo largo de todo el artículo, hay alimentos, bebidas y sustancias que se recomienda eliminar de la dieta o reducir considerablemente su consumo para evitar la sintomatología asociada con la gastritis.

Entre los alimentos recomendados para la gastritis podéis encontrar estas opciones: pasta, arroz, pan blanco, verduras cocidas y sin piel, patata, frutas cocidas, carnes magras, pescados, clara de huevo, productos lácteos desnatados, agua y bebidas sin cafeína.

Las especias picantes es preferible evitarlas o eliminar directamente.

A la hora de preparar los alimentos, lo más recomendable es que se eviten las frituras. Por lo tanto, la mejor forma de preparar los alimentos indicados anteriormente es a la plancha, al horno, hervidos o en grill. Sin duda, no implica que tengáis que eliminar por completo los fritos pero sí reducir su consumo y comprobar cómo responde vuestro estómago.

Entre las sustancias que es preferible eliminar o reducir está el tabaco y el consumo de alcohol. Eliminar o reducir este consumo puede ser altamente beneficioso para el organismo por diferentes razones, entre las que destacan más allá de la salud general, el alivio ante la irritación estomacal.

Por otra parte, se recomienda no consumir los antiinflamatorios y buscar otras opciones más saludables, pues son erosivos para la mucosa gástrica.

Otros artículos interesantes son:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos