Escrito por

Quiénes pueden necesitar un suplemento vitamínico y consecuencias al tomarlo si no es necesario

No hay duda que los suplementos vitamínicos están a la orden del día. Los podemos encontrar -y adquirir- fácilmente en cualquier farmacia, e incluso hasta en los supermercados (sí, por increíble que esto pueda parecer), ya que son de venta libre, lo que significa que no se requiere de la debida prescripción médica a la hora de poder comprarlos.

Cuándo tomar suplementos vitamínicos

Y, aunque son útiles en determinadas circunstancias, podemos correr el riesgo de sufrir hipervitaminosis, especialmente con algunas vitaminas que pueden llegar a acumularse en nuestro organismo, y cuyo consumo en forma de suplemento sin embargo en realidad no necesitamos.

¿Cuándo necesitamos tomar vitaminas?

Tomar regularmente suplementos vitamínicos pueden hacernos sentir que estamos llevando un estilo de vida más saludable. No obstante, lo cierto es que algunos estudios científicos ya han sugerido que tomar suplementos no siempre es beneficioso, de manera que puede llegar un momento en el que pueden incluso hacen más daño que beneficio.

Si tienes ciertas condiciones o necesidades de salud, es posible que tu médico te sugiera incorporar un suplemento nutricional a tu rutina diaria. Pero cuando consumes estos suplementos como una opción contra los malos hábitos alimenticios pueden aumentar el riesgo de problemas de salud.

Los riesgos de tomar suplementos nutricionales sin necesitarlos

Es evidente pensar que, si una pequeña cantidad de algún nutriente es bueno, probablemente una cantidad mayor sería incluso mejor. Sin embargo, mantener esta fórmula en el caso de algunas vitaminas y minerales esto no es siempre bueno. Al contrario, puede convertirse en un riesgo serio para la salud.

Podemos poner como ejemplo un estudio científico llevado a cabo por el Iowa Women’s Health Study, en el que se estudiaron a cerca de 38.000 mujeres de 55 años o más, durante un período de 20 años. De acuerdo a los resultados publicados, se encontró que la mayoría de los suplementos de vitaminas y minerales no estaban asociados con un riesgo menor de morir durante el estudio.

Por ejemplo, los suplementos de calcio se asociaron con un riesgo ligeramente menor de muerte. Pero el problema lo encontraron con algunos suplementos de uso común, especialmente el hierro, que sí estaba relacionado con un mayor riesgo de muerte.

Suplementos de vitaminas

Evidentemente, los resultados obtenidos con esta investigación no significan que el hierro y otras vitaminas y minerales sean manos. Al contrario. En el caso del hierro en particular es necesario para mantenernos saludables, al participar en infinidad de funciones. Y para las personas con ciertas afecciones médicas, como la anemia, los suplementos de hierro son vitales.

Pero este estudio lo que sugiere es que, para las personas sanas, tomar hierro extra en forma de suplemento sí puede causar daños en su organismo.

Es lo que ocurre con otros nutrientes, como la vitamina E. De acuerdo a la Clínica Mayo, las investigaciones sugieren que tomar suplementos de vitamina E sin necesitarlos pueden aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca, y por tanto, de muerte prematura.

Por otro lado, también advierte de que tomar más de 200 miligramos de vitamina B6 al día puede causar dolor en los nervios y convulsiones. Mientras que investigaciones recientes recogidas por la NIH americana advierten que demasiada vitamina D puede ser perjudicial para los huesos.

¿En qué momentos sí necesitamos tomar suplementos vitamínicos?

Es importante recordar que los suplementos dietéticos no pueden reemplazar el seguimiento de una dieta bien balanceada, y por tanto, sustituir una alimentación saludable. Así, es habitual que muchas personas piensen que tomar suplementos vitamínicos pueden compensar  sus malos hábitos alimenticios. Pero, en realidad, los suplementos nutricionales no ofrecen una solución mágica.

Si no existe ningún tipo de condición que pueda hacer pensar que necesitas un suplemento nutricional, pero sospechas que no estás obteniendo los nutrientes que tu cuerpo necesita, podría ser preciso cambiar tus hábitos alimenticios y comer mejor, en lugar de enfocarte en tomar un suplemento vitamínico.

Alimentos con vitaminas

Los alimentos integrales ricos en nutrientes, como las frutas, vegetales, hortalizas y los granos integrales aportan excelentes beneficios, en comparación con los suplementos dietéticos.

No obstante, en determinados momentos o ante determinadas circunstancias sí puede ser interesante el consumo de suplementos vitamínicos. Por ejemplo, en personas diagnosticadas con osteoporosis podrían requerir vitamina D y calcio adicional, más allá del que obtienen a partir de su dieta diaria.

Las personas con deficiencia de vitamina B12 necesitan casi siempre un suplemento. Mientras que quienes padecen de enfermedad celíaca o enfermedad de Crohn también pueden necesitar un suplemento, ya que son enfermedades que dificultan la absorción de ciertos nutrientes.

También te recomendamos ver Las vitaminas que mejor funcionan para ayudarnos a estudiar

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?