Escrito por

Por qué sustituir el chocolate con leche por chocolate negro

¿A quién no le gusta el chocolate? Hay quienes, es cierto, pueden no ser amantes de este suculento alimento, e incluso quienes puedan llegar a aborrecerlo. Sea como fuere, la realidad es que es un alimento que nunca pasa desapercibido, ya sea de manera individual como añadiéndolo como un ingrediente más en distintas elaboraciones culinarias.

Chocolate negro

Su particular versatilidad, de hecho, lo convierten en un ingrediente indispensable en la cocina de muchas casas (y de restaurantes económicos y también los más caros), no solo para la preparación de dulces y postres, sino incluso en recetas saladas. Y es que combina a la perfección con infinidad de ingredientes, pudiendo usarlo de forma diferente gracias a su amplia variedad de texturas.

Lo cierto es que hoy día es posible encontrar en el supermercado una amplia variedad de tipos y sabores. Aunque los más conocidos y populares son el chocolate con leche, el chocolate negro y el chocolate blanco, la realidad es que muchas marcas nos ofrecen ya paquetes de chocolate para todos los gustos: con trozos de naranja, fresa, menta, pepitas de cacao… hasta incluso con licor.

No en vano, el chocolate ofrece interesantes beneficios que aporta el chocolate para la salud. Pero, ¿sabías que en lo que a la salud se refiere, no es lo mismo comer chocolate con leche que chocolate negro o chocolate blanco?. En esta ocasión queremos ofrecerte los motivos suficientes por los que deberíamos empezar a sustituir el chocolate con leche -y el chocolate blanco- por el chocolate negro.

¿Qué beneficios nos ofrece el chocolate negro y por qué es más adecuado que el chocolate con leche?

1. Nos ayuda a sentirnos mejor y a ser más felices

Es conocido que el chocolate, en su variedad oscura o con leche, aporta una serie de compuestos y sustancias que actúan directamente en nuestro cerebro.

Un buen ejemplo es la feniletilamina, la cual desencadena un estado de bienestar emocional y de euforia sumamente útil e interesante. Por este motivo, el chocolate negro es considerado un buen reconstituyente natural, siendo aconsejado su consumo en caso de cansancio físico y mental, sobre todo si se desea recuperar las fuerzas en situaciones de fatiga.

Además, nos ayuda a aumentar la producción de endorfinas, unas hormonas que mejoran no solo nuestro humor, sino también nuestro estado de ánimo, produciéndonos cierto placer.

2. Alto contenido en antioxidantes

Desde un punto de vista nutritivo el chocolate negro aporta cantidades interesantes de antioxidantes, que destacan por ser compuestos naturales capaces de prevenir la acción no tan positiva de los radicales libres en nuestro organismo.

De esta forma, el chocolate negro es útil para ayudarnos a prevenir la degeneración y envejecimiento de nuestras células, cuya oxidación -dicho sea de paso- es responsable de la aparición de distintas enfermedades crónicas.

Propiedades del chocolate negro

3. Beneficioso para nuestra salud cardiovascular

Aunque distintos estudios han constatado que el chocolate negro podría ser útil para el manejo nutricional de la diabetes (especialmente de la diabetes mellitus tipo 2), debemos advertir que esta recomendación debe hacerse con cierta cautela, ya que en el mercado podemos encontrarnos con variedades de chocolate oscuro aparentemente saludables, pero con elevado contenido en azúcares.

Por tanto, para disfrutar de esta cualidad sería adecuado comprar chocolate oscuro sin ningún tipo de azúcar añadido. De hecho, podría ayudar en la prevención de la diabetes (y la resistencia a la insulina).

Además, se sabe que el chocolate negro es bueno para la salud de nuestro corazón, al ser rico en alcaloides que ejercen una acción tónica y diurética. Precisamente por esa acción tónica, ayuda a mejorar la circulación sanguínea.

De otro lado, es útil para reducir los niveles elevados de colesterol en sangre. Por ejemplo, un estudio encontró que esta cualidad aumentaba de forma interesante cuando el chocolate negro era consumido acompañado con almendras, en especial el colesterol LDL (conocido también como «colesterol malo»).

Entre otras propiedades cardiovasculares interesantes, aumenta el flujo sanguíneo tanto en el corazón como en las arterias, y ayudar a disminuir la presión arterial elevada.

4. Otras cualidades del chocolate negro interesantes

Además de los beneficios indicados anteriormente, el consumo regular de chocolate negro también os aporta las siguientes propiedades:

  • Mejora las distintas enzimas hepáticas, lo que se traduce en un mejor funcionamiento de este órgano.
  • Mejora la memoria, y por ende el rendimiento de nuestro cerebro. Además, en personas mayores, mejora el rendimiento cognitivo.
  • Es un maravilloso estimulante.

Información nutricional del chocolate negro

100 gramos de chocolate negro aportan:

  • Energía: 507 kcal.
  • Hidratos de carbono: 54 g.
  • Proteínas: 5,3 g.
  • Grasas: 30 g.
  • Minerales: sodio (15 mg), potasio (450 mg), calcio (60 mg), fósforo (220 mg), magnesio (150 mg), hierro (3,0 mg) y flúor (0,05 mg).
  • Vitaminas: B1 (0,08 mg), B2 (0,08 mg), B3 (0,7 mg), E (2,0 mg).

¿Qué es y en qué consiste el chocolate negro?

El chocolate negro es conocido así por su mayor contenido en cacao y porque no ha sido elaborado con leche, en comparación con otra variedad medianamente similar, como por ejemplo podría ser el caso del chocolate con leche.

Por ambos motivos se trata de un chocolate con un sabor mucho más pronunciado a cacao; de ahí que también sea conocido bajo la denominación de chocolate oscuro, aunque es cierto que este último término dependerá directamente de que su contenido en cacao sea evidentemente mucho mayor.

La no presencia de sólidos de la leche en su composición convierte al chocolate negro en un tipo de chocolate más propenso a tener una textura seca y calcárea, lo que se une a su vez a su sabor, con cierto regusto amargo (que puede ser su ventaja para muchos, y también su parte negativa).

Qué es el chocolate negro

¿Con qué ingredientes se elabora el chocolate negro?

Como te comentábamos brevemente en el apartado anterior, el chocolate negro es una variedad de chocolate al que no se le añaden sólidos de la leche en su elaboración.

Concretamente, los ingredientes básicos de las barras de chocolate negro son: granos de cacao (en una proporción que oscila sobre todo a partir del 30% hasta alcanzar incluso el 100% en la variedad más oscura y por ende más fuerte y amarga, y habitualmente en forma de manteca), azúcar, un emulsionante como la lecitina de soja y diferentes aromas, entre los que destaca especialmente la vainilla.

¿Y sabes por qué se utiliza un emulsionante, como ocurre en la mayoría de los casos con la lecitina de soja? Fundamentalmente porque ayuda a conservar la textura, de manera que el chocolate tenderá a mantenerse en buen estado aún cuando haya transcurrido bastante tiempo desde su elaboración.

En lo que se refiere a la proporción de cacao, lo más habitual es optar por variedades de chocolate negro con hasta un 70 o un 80% de cacao, ya que su sabor es dulce pero ligeramente amargo. Sin embargo, a partir de este porcentaje, se reduce su sabor dulce y aumenta de manera exponencial su sabor a cacao, de ahí que tienda también a ser conocido como chocolate oscuro.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?