Escrito por

Por qué la panela no es más saludable que el azúcar blanco

La panela es un endulzante natural cuyo consumo ha aumentado enormemente en los últimos años, posiblemente por la gran difusión que ha tenido a medida que el azúcar blanco -o blanquilla- era ampliamente criticado por sus efectos dañinos en la salud. Pero, ¿es verdad que la panela es más saludable? Quizá te sorprenda descubrir la realidad.

Panela

¿Qué es la panela?

La panela es un tipo de endulzante considerado habitualmente como el más puro o natural porque en su elaboración no se blanquea ni refina. Solo por este motivo es bastante diferente, en parte, al azúcar refinado blanquilla.

De hecho, la panela se elabora a partir del jugo que se extrae directamente de la caña de azúcar. Por este motivo, además de algún otro, tiende a ser considerado como un «endulzante más saludable», aunque en realidad no sería tan correcto (como veremos a lo largo del presente artículo).

¿Es más saludable que el azúcar?

Desde un punto de vista nutricional, 100 gramos de panela aportan:

  • Energía: 1.576 kJ (377 kcal)
  • Hidratos de carbono: 97.33 g
  • Hidratos de carbono en forma de azúcares: 96.21 g
  • Agua: 1.77 g

Como vemos, se trata de un endulzante que, al igual que ocurre con el azúcar blanco, no aporta fibra dietética, ni grasa ni proteínas.

No obstante, se suele pensar que es un endulzante más saludable que el azúcar blanco por su riqueza nutritiva. Por ejemplo, aporta calcio, potasio, magnesio, cobre, hierro, fósforo, vitamina A, vitaminas del complejo B (en especial B1 y B6), vitamina D, vitamina C y algunas trazas de flúor y selenio.

Por ejemplo, entre los minerales más interesantes aporta sobre todo magnesio (81 mg), calcio (80 mg), fósforo (68 mg) y hierro (12 mg).

Sin embargo, a diferencia de lo que erróneamente se piensa, en realidad el aporte de estos nutrientes es tan mínimo o bajo que no se podría considerar a la panela como un alimento de referencia en este sentido. Por tanto, podría ser nutricionalmente considerado como un alimento rico en calorías vacías: es decir, «aporta gran cantidad de energía, pero pocos o ningún nutriente».

¿La panela es más saludable que el azúcar?

¿Por qué? Muy sencillo: necesitaríamos consumir 100 gramos de panela para poder aportar a nuestro organismo la cantidad de minerales reseñada anteriormente. Evidentemente, tendemos a consumir mucho menos, por ejemplo una o dos cucharadas de panela (habitualmente a la hora de endulzar nuestro té o café). Por lo que su aporte nutricional deja, en realidad, mucho que desear.

A esto se le une que la panela es rica en azúcares simples: un 83 por ciento lo forman el disacárido sacarosa, que en la boca tiende a disociarse en glucosa (un 6 por ciento) y fructosa (un 6 por ciento), por lo que en realidad nos está aportando un 95% de azúcares.

Esto significa que, en realidad, la panela es un endulzante más, al igual que lo es el azúcar blanquilla refinada o el azúcar moreno. Esto es, un endulzante lleno de azúcares y con apenas unas trazas en forma de micronutrientes.

Por tanto, la panela presenta los mismos inconvenientes que el azúcar blanco, por lo que no sería tan aconsejable utilizarlo como un edulcorante habitual en casa (aunque en realidad muchos hogares ya lo están haciendo, al pensar que se trata de una opción más saludable). Y es que si bien es cierto que es «más natural» -porque en su proceso de obtención y elaboración no ha sido refinado-, no es más saludable.

Y para muestra deberíamos recordar la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS): no se deberían superar los 25 gramos de azúcar al día, lo que equivaldría a 6 cucharadas diarias.

Si tenemos en cuenta que podemos encontrar azúcar hasta en los alimentos más insospechados (como en una lata de ketchup o incluso en tu bebida vegetal favorita), es evidente que en la mayoría de las ocasiones superaremos esta cantidad. Y ya no digamos si entre medias de una comida te tomas una lata de refresco: aportarás a tu organismo 40 gramos de azúcar (el equivalente a 10 cucharadas).

¿Qué endulzante utilizar?

Muchos nutricionistas aconsejan que, si se desea endulzar alguna comida, utilizar algún endulzante más natural, como por ejemplo podría ser el caso de fruta (en forma sólida), o bien algún tipo de fruta seca como son los dátiles.

También existen otros edulcorantes algo más adecuados, sin lo negativo que nos aportaría la panela o el azúcar blanco, como es el caso de la estevia o el xilitol.

¿Y la miel? Aunque también posee propiedades y su origen es igualmente natural, se trataría de un «jarabe con un alto poder glucémico».

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?