Escrito por

¿Los alimentos grasos y la comida basura pueden causar acné?

Todos sabemos que los alimentos fritos, llenos de grasas, como por ejemplo es el caso de las patatas fritas o el pollo frito (que se ha vuelto muy popular en nuestro país tras la llegada de la popular cadena de restaurantes de pollo frito americana), no son precisamente alimentos saludables. Por ejemplo, pueden aumentar el colesterol y los triglicéridos, y además favorecen el sobrepeso y la obesidad. Pero, ¿qué papel juegan también en el desarrollo de otros problemas, como por ejemplo podría ser el caso del acné?.

Alimentos grasos y acné

A diferencia de lo que popularmente se piensa, y como ocurre precisamente con otros alimentos tan criticados en este sentido como podría ser el caso del chocolate, en realidad la comida fruta, la comida basura o los alimentos grasos no causan acné.

Es posible que, quizá, tu madre te diga que te mantengas alejado/a de los alimentos fritos y grasientos si quieres disfrutar de una piel lo más limpia y clara posible. Sin embargo, aunque se trata de una advertencia que habitualmente se hace en los adolescentes -probablemente para que sigan una dieta más saludable- en verdad no es cierto. Incluso a los adultos con problemas de acné también se les advierte que no consuman este tipo de alimentos.

Si bien es cierto que los alimentos fritos, aunque en cierto sentido no son en absoluto adecuados para cuidar nuestra salud y mantener una dieta lo más saludable posible, no causan ni incrementan los problemas de granos en la piel. De hecho, si tienes acné, eliminar los alimentos fritos no hará que tu piel se libre de acné y se aclare. De la misma manera que una persona que no tenga problemas de acné podrá freír todos aquellos alimentos que desee, y no desarrollará granos en la piel.

Comer alimentos grasos no hace que tu piel sea más grasa

También suele ser común pensar que comer alimentos llenos de grasas provoca que nuestra piel se vuelva igualmente más grasa. Pensar esto es un completo error, dado que la grasa que aportamos a nuestro organismo a través de la dieta no tiene nada que ver con el aceite -natural- que desarrolla nuestra piel.

La piel grasa es causada originalmente por la presencia de unas glándulas sebáceas hiperactivas, y nunca por los alimentos que consumimos cada día. Por ejemplo, es normal que algunas personas, de forma totalmente natural, tengan una piel más grasa en comparación con otras.

En el caso de los adolescentes, que también suelen sufrir muchos problemas de acné habitualmente, suelen tener la piel grasa, y no precisamente porque tiendan a consumir grandes cantidades de patatas fritas o comida chatarra. Durante la pubertad, las glándulas sebáceas se aceleran repentinamente como consecuencia de los cambios hormonales que se producen, creando frentes y narices brillantes, y obstruyendo los poros.

Los alimentos grasos son muy malos para la salud

Los poros obstruidos, y no la comida grasa o frita, son los principales ‘culpables’ de la aparición de granos. Evidentemente, la mayoría de nutricionistas te dirán que limites la cantidad que consumes cada día de alimentos grasos y fritos. Y con razón, puesto que en absoluto son adecuados para tu salud. No obstante, tu hamburguesa semanal, tu pollo frito o incluso la pizza que puedas consumir de vez en cuando, aunque no sean nutritivos ni saludables y sí tengan una gran cantidad de grasas, no causarán granos, ni aumentará el riesgo de tener una piel grasa.

En realidad el acné es causado por otros factores (y no por la dieta)

Aunque algunos estudios han indicado la posibilidad de que determinados alimentos sí pueden causar un empeoramiento del acné en algunas personas predispuestas (como podría ser el caso precisamente de los alimentos grasos), muchos expertos consideran que no son pruebas suficientes, por lo que en realidad el acné tiene más relación con las hormonas y con la genética, que con la dieta.

La presencia de grasa extra, unida a las células muertas de la piel, obstruyen los poros, originando un bloqueo que se conoce con el nombre de comedón. Cuando las bacterias causantes del acné invaden estos poros, se desarrolla un grano con inflamación. Y todo esto sucede independientemente de la dieta que sigamos.

Comedones y acné

En el caso de las hormonas, por ejemplo, también juegan un papel ciertamente importante en la cantidad de grasa que crea nuestra piel. Podemos mencionar especialmente el caso de la testosterona, que estimula las glándulas sebáceas presentes en la piel, haciendo que se produzca un mayor aceite. Por este motivo el acné es mucho más común durante la pubertad para chicos y chicas, y por ello también surge justo antes de la menstruación en algunas mujeres.

Se sabe que las personas con acné están genéticamente predispuestas a desarrollarlo. Entonces, si por ejemplo alguno de tus padres tenía acné en su juventud, entonces es más probable que tu propia piel tienda a ser más sensible a esas fluctuaciones hormonales, y termines por desarrollar acné.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?