Escrito por

Interacciones comunes entre fármacos y alimentos

En muchas ocasiones, cuando seguimos un determinado tratamiento médico, no nos percatamos de que pueden existir ciertas interacciones entre el propio medicamento o fármaco y el alimento que estemos consumiendo, lo que ocasiona que su acción no sea tan efectiva, que surjan determinados efectos adversos, o que incluso se produzcan ciertas alteraciones en la respuesta farmacológica del mismo.

Interacciones alimentos-medicamentos

Esta interacción se puede producir, como veremos, de dos maneras diferentes. Por un lado, el tratamiento médico puede afectar en la forma en que digerimos y absorbemos los alimentos. Y, por el otro, lo que comemos puede influir de manera directa en los efectos que los fármacos tienen en el organismo.

¿Qué es una interacción entre un alimento y un medicamento?

Cuando hablamos de la existencia de una interacción alimento-medicamento significa que el responsable directo de la citada interacción es, evidentemente, el propio alimento, lo que se traduce en que puede afectar y/o modular el efecto que tiene el fármaco sobre el organismo.

¿Por qué existen interacciones entre alimentos-medicamentos?

Son varios los factores que pueden ocasionar que se produzca una interacción entre un determinado alimento y el medicamento que consumamos.

Por ejemplo, pude deberse a la presencia de alimentos en el tracto intestinal, lo cual se trataría de una causa absoluta y totalmente normal. Por este motivo, en muchas ocasiones, el médico recomienda seguir el tratamiento tomando la medicina en ayunas, antes de las comidas.

También puede ser debido a la existencia de una proporción determinada de algunos componentes de la dieta; esto es, sustancias o elementos que tienen una influencia directa en la acción del medicamento, como podría ocurrir con suplementos vitamínicos o minerales.

No obstante, los factores o causas que influyan dependerán del medicamento, la dosis, la frecuencia de administración… incluso puede tener relación con la propia persona, su estado nutricional, su composición corporal o la edad que tenga.

¿Cuáles son los alimentos que ocasionan interacciones habituales con medicamentos?

Existen una amplia variedad de alimentos y bebidas que pueden causar interacción con determinados fármacos. De ahí que no se aconseje su consumo de forma conjunta (por ejemplo, tomando el alimento y el medicamento a la misma vez, o en los minutos siguientes o anteriores).

Interacciones comunes entre alimentos y fármacos

A continuación te indicamos cuáles son las interacciones más habituales:

  • Zumos de frutas y cítricos con hidróxidos de aluminio o antiácidos. Pueden aumentar la absorción intestinal de aluminio, llegando a ser aún más tóxico.
  • Cafeína con teofilina. Puede interactuar con este antiasmático, aumentando su efecto y causando a su vez intoxicación.
  • Cafeína con psicofármacos. Como es el caso de las benzodiacepinas y el litio, ya que podría reducir los niveles de litio y antagonizar el efecto ansiolítico.
  • Cafeína con fenilpropanolamina. Puede potenciar el efecto hipotensor de este medicamento con acción descongestionante. Además, puede incrementar las concentraciones de cafeína en sangre.
  • Cafeína con ácido acetilsalicílico. Como aspirina o analgésicos, al elevar los niveles en sangre de estos fármacos y aumentar la velocidad de absorción de los mismos.
  • Vitamina E y dicumarol o warfarina. Podría potenciar el efecto anticoagulante de estos fármacos.
  • Teína o cafeína con sales de hierro. Reducen la absorción del hierro, limitando su acción.
  • Soja y derivados de la soja con warfarina. Podría reducir su efecto anticoagulante.
  • Lácteos y derivados con tetraciclinas, flecainida, norfloxanino, ciprofoxacino y flecainida, al interferir en su absorción.
  • Ajo con acenocumarol y warfarina. Puede reducir la absorción del acenocumarol y potenciar el efecto anticoagulante de la warfarina.
  • Alimentos con alto contenido en tiraminas y aminas con antidepresivos IMAO. Pueden aumentar el riesgo de crisis hipertensivas. Encontramos aminas sobre todo en el caviar, embutidos, hígado de pollo, habas, chocolate, salazones o encurtidos de pescado.
  • Alimentos con alto contenido en vitamina K y warfarina. Puede aumentar la toxicidad de la warfarina, cambiando su efecto anticoagulante. Encontramos esta vitamina especialmente en vegetales de hoja verde (entre las que destacan las coles de Bruselas, brócoli o espinacas).

En caso de seguir un tratamiento médico a base de alguno de estos medicamentos o fármacos, la clave está en evitar consumirlos conjuntamente con los alimentos o bebidas con los que interactúan, ya que pueden interferir en su efecto o acción, y anularlo, aumentarlo o llegar a ser incluso negativo.

Recomendaciones básicas entre consumo de alimentos y medicamentos

Siempre debemos atender a lo que se nos indica en el prospecto del medicamento que vayamos a tomar, con la intención de descubrir cuál es la posología recomendada, y sobre todo, si podemos consumirlos o no conjuntamente con la comida (o tenemos que esperar algún tiempo). En este sentido, existen una serie de recomendaciones básicas:

  • Antiácidos: Se recomienda tomarlos 1 hora después de las comidas.
  • Penicilina: Se recomienda tomarlos antes de comer. O bien 2 horas después de las comidas.
  • Tetraciclina: Se recomienda después de las comidas. O bien 2 horas antes.
  • Levotiroxina: Tomarlo con el estómago vacío.

También existen algunos medicamentos en los que el fabricante -y el propio médico- aconseja tomarlos conjuntamente con las comidas. Es el caso de algunos antibióticos, como la claritromicina, o en el caso de antimicóticos como el griseofulvin.

Referencias bibliográficas consultadas:

  • Cardona D. Drug­food interactions. Nutr Hosp 1999 May;14 Supp ll2:129S-40S.
  • Thomas JA, Burns RA. Important drug-nutrient interactions in the elderly. Drugs Aging 1998;13(3):199-209.
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?