Infusiones ideales para niños

Si visitas un herbolario, o alguna tienda de dietética especializada, es bastante posible que en sus estanterías te encuentres con algunos alimentos saludables y una variedad increíble de productos herbales dirigidos especialmente a los niños. Lo que puede llevar a pensar si, en realidad, tanto las infusiones como los tés son igualmente adecuados para los […]

Si visitas un herbolario, o alguna tienda de dietética especializada, es bastante posible que en sus estanterías te encuentres con algunos alimentos saludables y una variedad increíble de productos herbales dirigidos especialmente a los niños. Lo que puede llevar a pensar si, en realidad, tanto las infusiones como los tés son igualmente adecuados para los más pequeños de la casa. De ser así, ¿qué infusiones son las más recomendadas y seguras?.

Es bastante probable que, en alguna ocasión, te hayas preguntado si tu hijo puede tomar té, o cualquier otro tipo de infusión preparada a base de hierbas y plantas. ¿Puede ser perjudicial para la salud de los más pequeños?. De hecho, en otra ocasión nos preguntábamos si los niños pueden tomar té.

Infusiones para niños

Es posible que, incluso, muchos médicos puedan recomendar a tus hijos que tomen té verde -por los beneficios que ofrece– o algún té de hierbas en lugar del tradicional té con cafeína, o el tradicional café con leche (por su contenido en cafeína). De hecho, se sabe que el té verde posee elementos naturales útiles para combatir las enfermedades, como las catequinas, que protegen al niño contra los gérmenes infecciosos.

Además, las catequinas ayudarían a tu hijo a combatir las caries y mantener su corazón saludable. No obstante, antes de servir té a tu hijo, lo mejor es consultar al pediatra y obtener toda la información necesaria respecto a la dosis correcta. Y aunque no es perjudicial para los niños, es preciso tomar ciertas precauciones, aún cuando la dosis sea pequeña.

ANUNCIO

¿Qué infusiones pueden ser adecuadas para niños?

Infusiones para niños

A continuación te hacemos un resumen de cuáles serían las infusiones más adecuadas (y cuáles no), en función de las hierbas y plantas popularmente más consumidas:

  • Manzanilla: Seguramente recuerdes cómo una taza caliente de té de manzanilla ayudó a calmar los nervios de Peter Rabbit en la tradicional película infantil titulada ‘Alicia en el País de las Maravillas’, y también podría hacer lo mismo con tu hijo. En este sentido, los estudios han encontrado que la manzanilla actúa como un sedante suave que parece ser seguro para los niños de todas las edades. No obstante, puede desencadenar una reacción alérgica, especialmente si el niño es sensible. Así que, se trata de una infusión probablemente segura, pero si tu hijo es alérgico a ella o a plantas similares lo mejor es evitarla.
  • Equinácea: También conocida como echinacea, es una hierba sumamente conocida para reforzar el sistema inmunológico y ayudar a combatir los resfriados. Pero los estudios que se han realizado al respecto, sin embargo, han encontrado resultados contradictorios. Y aunque puede causar dermatitis, ocurriría lo mismo que con la manzanilla, parece ser generalmente segura para aquellos niños que no son alérgicos a ella.
  • Raíz de regaliz: De acuerdo a la ‘Complete German Commission E Monographs’, una referencia autorizada sobre remedios herbales, la raíz de regaliz puede ayudar naturalmente a la hora de fluidificar y aflojar la congestión en los pulmones, y acelerar la curación de las úlceras estomacales, mientras que otros estudios señalan que, en pequeñas cantidades, el regaliz es completamente seguro. Se estima que un niño no debería tomar más de 4 o 5 gramos de regaliz al día. Si bien está bien consumirla en cantidades mínimas, en ocasiones es fácil excederse. La raíz de regaliz consumida de forma excesiva puede causar presión arterial elevada, dolores de cabeza, fatiga, retención de sal y agua y en casos graves paro cardíaco. Por tanto, asegúrate primero de informar al pediatra.
  • Hipérico: También conocida como ‘Hierba de San Juan’, esta popular hierba es un remedio tradicional especialmente conocido por sus cualidades a la hora de calmar tanto la depresión como los nervios. Sin embargo, de acuerdo a una revisión llevada a cabo hace algunos años, los niños que toman Hierba de San Juan pueden sentirse mareados, o tener náuseas, sueño y confusión. Además, podría interferir con muchos medicamentos recetados. Por lo que su consumo en niños no está recomendado.
  • Rooibos: Es uno de los tés más populares, a pesar de que no se elabora con la tradicional planta del té. Es una bebida natural completamente libre de cafeína, con cualidades calmantes y relajantes. No existen contraindicaciones respecto a su consumo por parte de los niños, aunque se aconseja, evidentemente, no superar las dosis recomendadas ni tomarla en grandes cantidades (1 taza de té rooibos sería más que suficiente).
  • Malva: La malva es una planta que en forma de infusión es calmante de las mucosas del tracto superior (resfriados y flemas) pero también de la mucosa intestinal, por lo que podemos utilizarla en caso de dolor abdominal o como simple bebida (máximo 250 ml por día)
  • Hierbabuena: La hierbabuena es una infusión fresca y naturalmente dulce que alivia los problemas digestivos. Las mamás que amamantan y cuyos bebés tienen cólicos, no duden en tomar una taza de té del día a la hierbabuena. También es eficaz contra la tos persistente (haga que beba su té de menta antes de acostarse)
  • Jengibre: El té de hierbas con limón y jengibre aliviará a tus hijos de los dolores de garganta y los resfriados. No dudes en añadir una cucharada de miel para ablandar la infusión porque el jengibre es un poco picante y por tanto no siempre se agradece y además alivia la garganta. Pero no se debe administrar a niños menores de un año. El té de jengibre también alivia las náuseas y el mareo por movimiento.
  • Kuchicha:- Este té japonés no contiene teína, pero contiene numerosos minerales, como flúor y calcio, y varias vitaminas. Se encuentra fácilmente en las herbolarias y se puede administrar por la mañana ya que es una bebida vigorizante, de modo que también, es mejor evitar tomarla después de las 16:00 horas.
  • Agua de jamaica: El agua de jamaica y el karkadè deriva de la flor de hibisco: de su infusión obtenemos una bebida de color rojo intenso y ligeramente agrio. Rica en vitamina C, también tiene propiedades diuréticas y drenantes para el hígado. También protege las paredes venosas gracias a su antocianinas, colorantes naturales pertenecientes a la familia de los flavonoides. Se cultiva en el África subsahariana, en particular en Senegal. Naturalmente, no contiene sustancias excitantes y es muy refrescante.

En cualquier caso, te recomendamos siempre consultar al pediatra de tu hijo, especialmente si tienes dudas, y sobre todo, antes de comenzar a darle cualquier tipo de infusión.

ANUNCIO

También te puede interesar