Escrito por

Hígado agrandado (hepatomegalia): qué es, causas, síntomas y tratamiento

El hígado es uno de los órganos más grandes de nuestro cuerpo. Puede medir alrededor de 14 centímetros en los adultos, aunque su tamaño depende tanto del sexo como del propio tamaño del cuerpo de persona. Lo encontramos situado en el abdomen superior derecho, y como cualquier otro órgano, puede verse afectado por una amplia variedad de patologías. Un ejemplo es la hepatomegalia. ¿Qué es y en qué consiste? ¿Cuáles son sus causas y qué síntomas produce?.

Qué es el hígado agrandado

El término hepatomegalia se utiliza para designar la presencia de un hígado agrandado. Es decir, consiste en un término médico que significa agrandamiento del hígado. Este agrandamiento tiene en realidad, como veremos, muchas causas diferentes, y por sí solo, el término de «hepatomegalia» no sugiere la existencia de un diagnóstico o una enfermedad específicos. Y no debe ser confundido con la inflamación del hígado.

Al contrario, podría indicar la presencia de una variedad de condiciones diferentes, por lo que se debe realizar un estudio adecuado en la persona para identificar la posible causa -o causas- subyacentes que estén originando el agrandamiento.

Los síntomas del hígado agrandado (hepatomegalia)

Es posible que los pacientes que tengan un hígado agrandado no presenten ningún síntoma. No obstante, ocasionalmente, algunas personas pueden experimentar cierta presión o sensibilidad en la parte superior derecha del abdomen (donde precisamente encontramos ubicado este órgano).

Muchos expertos estiman que es más probable que la hepatomegalia que se ha desarrollado rápidamente sí cause síntomas, en comparación con la hepatomegalia de inicio más lento.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que el agrandamiento del hígado, por sí solo, puede ser un síntoma de alguna otra condición subyacente, por lo que el médico debe analizar qué otros síntomas o señales tiene el paciente con el fin de descubrir las causas. Por ejemplo, la ictericia (color amarillo de los ojos y de la piel) y la falta de apetito son también síntomas que pueden ocurrir con otras enfermedades hepáticas, al igual que la orina oscura o la presencia de heces de color claro.

Signos del hígado agrandado

¿Cuáles son sus causas?

Una amplia variedad de enfermedades puede causar la presencia de hepatomegalia. Estas incluyen determinadas infecciones (como la hepatitis viral), toxinas (como el consumo de alcohol o algunos fármacos), enfermedades genéticas o enfermedades autoinmunes (en las que el sistema inmunitario ataca los propios tejidos del organismo).

También los tumores benignos -y los malignos- pueden causar un agrandamiento del hígado.

No obstante, en algunas ocasiones las variaciones anatómicas del hígado, totalmente normales, pueden hacer que el médico confunda la presencia de una hepatomegalia, cuando en realidad no es así (es decir, el hígado no se encuentra verdaderamente agrandado).

De ahí que lo más común es que se soliciten pruebas médicas adicionales una vez se descubra la posible existencia del agrandamiento del hígado.

Diagnóstico de la hepatomegalia

A menudo, la hepatomegalia se diagnostica durante un examen físico de rutina, sobre todo cuando se lleva a cabo una prueba de imagen rutinaria, como por ejemplo una ecografía abdominal por cualquier otra causa no relacionada.

El médico llevará a cabo una historia clínica y realizará además un examen físico en busca de factores de riesgo para enfermedad hepática. También buscará otros signos o síntomas que pueden ayudar a identificar la causa que está ocasionando la hepatomegalia. En muchos casos esta causa puede identificarse solo atendiendo al historial médico.

Se pueden utilizar pruebas de imagen sencillas como la ecografía abdominal, en la que se utilizan ondas de ultrasonido para crear imágenes de los órganos internos. Durante el examen, el médico colocará un dispositivo en la superficie de la piel y registrará las imágenes que se vayan obteniendo. Esta prueba destaca por ser indolora, no es invasiva, rápida y sobre todo económica. Además, ayuda a los especialistas a conseguir una gran cantidad de información acerca del tamaño y la estructura del hígado.

También es posible llevar a cabo otras pruebas de imágenes adicionales, y algo más complejas. Es el caso de la tomografía computarizada (TAC) abdominal o una imagen de resonancia magnética (IRM). Son utilizadas, sobre todo, cuando la ecografía abdominal no ha sido capaz de ofrecer información concluyente.

En algunas ocasiones es necesario realizar pruebas más invasivas, en función de los resultados obtenidos a través de las pruebas de imágenes y/o de los análisis de sangre. En este sentido, una biopsia de hígado (procedimiento en el que se extrae una pequeña cantidad de tejido con el fin de examinarlo con la ayuda de un microscopio) ayudará a alcanzar un diagnóstico final.

Diagnóstico del hígado agrandado

¿La hepatomegalia se trata?

Como la hepatomegalia suele ser en realidad un síntoma de una enfermedad subyacente, en ocasiones puede o no requerir tratamiento. Por tanto, el plan de tratamiento médico será determinado por lo que está causando el agrandamiento del hígado.

Por ejemplo, si la causa del agrandamiento se debe a la presencia de acumulación excesiva de grasa (lo que médicamente se conoce como esteatosis hepática), el tratamiento pasaría por llevar a cabo un cambio en la dieta, bajar de peso y practicar ejercicio físico regular. Mientras que si se trata de una esteatohepatitis alcohólica, la clave está en eliminar el consumo de alcohol.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?