Estrés: qué es, síntomas, tipos y tratamientos

Si a una dolencia la denominan la enfermedad del siglo XXI, es porque debemos tomarla muy en serio. No todo el mundo lo hace. El estrés no sólo puede derivar en otras dolencias más graves, sino que nos minimiza como personas funcionales. Es más, impide alcanzar un cierto grado de felicidad. Por tanto, hoy te […]
World Health Design

Si a una dolencia la denominan la enfermedad del siglo XXI, es porque debemos tomarla muy en serio. No todo el mundo lo hace. El estrés no sólo puede derivar en otras dolencias más graves, sino que nos minimiza como personas funcionales. Es más, impide alcanzar un cierto grado de felicidad. Por tanto, hoy te contamos todo sobre el estrés: qué es, síntomas, tipos y tratamientos

Estrés: qué es, síntomas, tipos y tratamientos

Conviene saber todo lo posible sobre el estrés: qué es, síntomas, tipos y tratamientos. Y es que nadie está a salvo de contraer una enfermedad que ha ido empeorando con el desarrollo de la sociedad tal y como la conocemos.

Obviamente, lo primero que conviene saber es qué es el estrés. Básicamente, es el mecanismo de defensa que el organismo activa cuando una persona excede, a nivel mental, su propio límite. Al hacerlo, este exceso puede manifestarse tanto a nivel psicológico, como a nivel físico. Lo malo es que en ambos casos suele afectar a nivel personal.

Las causas del estrés son infinitas, pues cada persona tiene sus propias preocupaciones. No obstante, el ritmo de vida que exige la actual sociedad, influye mucho en el auge de esta dolencia. Lo curioso es que, en algunos casos, el estrés tiene una respuesta positiva en algunas personas. Lejos de venirse abajo, les pasa todo lo contrario: piensan más rápido, tienen más energía, están más simpáticos… Eso sí, cuando la situación pasa, el organismo se viene abajo por completo.

A pesar de ello, no es lo habitual. El estrés, en la mayoría de los casos, tiene consecuencias muy negativas para el cuerpo humano. Por tal motivo, conviene conocer los síntomas del estrés, para saber detectarlo a tiempo.

Síntomas del estrés

Los síntomas del estrés, como ya hemos comentado, pueden ser físicos y psicológicos. En ambos casos, son similares a otras muchas enfermedades. Por tanto, el diagnóstico de los profesionales sanitarios puede llegar por descarte, más que de forma directa. Sea como sea, estos son los síntomas del estrés.

  • Dolor de cabeza – Es el síntoma más habitual y el que primero suele manifestarse.
  • Ansiedad – Junto al dolor de cabeza, un síntoma recurrente del estrés
  • Cansancio – Cuando el organismo se satura, hace que las funciones vitales se reduzcan y aparezca el cansancio
  • Falta de concentración – Viene dada porque toda la atención está centrada en una cosa, descuidando el resto
  • Mal humor – Los cambios de humor repentinos son habituales con el estrés

  • Gastrointeritis – Hay quien se ve afectado en este aspecto cuando se estresa
  • Estreñimiento – La afección tiene dos vías y la segunda también es una opción al estrés
  • Disfunción sexual – Si juntamos dos síntomas al azar, pocas ganas de sexo le quedan a nadie.
  • Depresión – Uno de los síntomas más graves, y cada vez más habitual, del estrés
  • Problemas cardiovasculares – Si el estrés se prolonga en el tiempo, puede derivar en dolencias severas cardiovasculares

  • Cambio de peso – Tanto a engordar como a adelgazar, es habitual que haya un cambio notorio en el peso.
  • Rigidez en el cuello – El estrés acostumbra a tensionar la zona del cuello, incluso provocando dolores de cabeza
  • Insomnio – Otro síntoma habitual del estrés, derivado de las preocupaciones que no dejan descansar a la cabeza.
  • Envejecimiento – No descansar bien y estar sujeto a estrés, tiene una consecuencia clara: años encima

Tipos de estrés

Una vez conocemos los síntomas, conviene conocer los tipos de estrés que existen. En principio, hemos recopilado cuatro, los más habituales, aunque hay bastante más. Estos son los tipos de estrés:

Estrés Agudo

El estrés agudo suele tener un periodo de afección corto. Básicamente, el estrés agudo surge en un momento puntual, por determinada circunstancia, pero se va rápido y sin dejar secuelas psicológicas o físicas. Es el más habitual en todo el mundo y se da en situaciones comunes como una ruptura, un despido, un desengaño…

Estrés Crónico

Como su nombre indica, el estrés crónico se suele prolongar más de lo esperado en el tiempo. Algunas situaciones de estrés crónico pueden llegar a durar años. El motivo es que la persona afectada no tenga, o no quiera tener, una salida a esa situación.

Estrés Postraumático

El estrés postraumático viene generado por una situación complicada a la que se ha enfrentado el afectado. Desde el fallecimiento de un ser querido, a algo ocurrido en el pasado. La reacción del organismo es de miedo incontrolable a situaciones similares que puede llegar a paralizar a una persona en una situación de estrés parecida.

Advertisement

Cada situación de estrés postraumático que asume el cuerpo humano, lo hace con respuestas físicas radicales: incremento del ritmo cardiaco, aumento de la temperatura… Esta situación no viene sola, pues el cuerpo no responde con normalidad, lo que también puede derivar en ansiedad. Una situación que, de repetirse a menudo, puede llegar a ser crónica, incluso ir a peor. De ahí la relevancia de tratarlo.

Estrés Laboral

El estrés laboral es el estrés que no todo el mundo admite o reconoce. El trabajo es un tremendo generador de estrés, que suele responderse de forma positiva, rindiendo más en el puesto. Ahora, mientras la productividad aumenta, el estrés también lo hace y puede tener consecuencias a corto/medio plazo.

Tratamientos contra el estrés

Por último, repasamos los tratamientos contra el estrés. Sí, los hay. Eso sí, antes debemos reconocer y tratar la dolencia y la situación que lo genera. Una vez hecho esto, nada como recurrir a tratamientos contra el estrés lo más naturales posibles. Mucho más eficaces y con menos efectos secundarios.

Ejercicio regular

Para eliminar el estrés, nada como hacer deporte. Ya sea salir a correr, ir al gym, bailar, hacer escalada, lo que sea. La cosa es moverse, liberar tensiones y cansar al organismo para no dejarle fuerzas para el estrés.

Técnicas de relajación

El estrés suele ser algo psicológico por lo que conocer técnicas de relajación es una ventaja capital. Quienes no tengan mucha experiencia, que empiecen por algo sencillo y dirigido como el yoga.

Advertisement

Dieta sana

La dieta influye mucho en el estrés, por lo que conviene mantener un régimen saludable y equilibrado, para ayudar al cuerpo a recuperarse.

Ayuda profesional

Ir al psicólogo o al psiquiatra no es admitir que estás loco, sino que tienes un problema que quieres solucionar. Te escuchará y te dirá cómo actuar frente a la situación que te genera ese estrés.

También te puede interesar:

Estrés: qué es, síntomas, tipos y tratamientos
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar