Cuáles son los efectos del sulfato en el pelo

A pesar de los beneficios manifiestos de los champús sin sulfatos, hay mucha gente que duda en dar el paso. Son muchos años usando un mismo producto y, aunque sea perjudicial para el cabello, cuesta dejarlo atrás. Así las cosas, en vez de mostrarte los beneficios de los champús sin sulfatos, te vamos a recopilar […]
World Health Design

A pesar de los beneficios manifiestos de los champús sin sulfatos, hay mucha gente que duda en dar el paso. Son muchos años usando un mismo producto y, aunque sea perjudicial para el cabello, cuesta dejarlo atrás. Así las cosas, en vez de mostrarte los beneficios de los champús sin sulfatos, te vamos a recopilar cuáles son los efectos del sulfato en el pelo. Y son unos cuantos.

Efectos del sulfato en el pelo: Elimina los aceites naturales del cabello

No todo el mundo lo sabe pero el cuero cabelludo segrega un aceite natural que protege el pelo de agresiones externas. Lo hace a través de las glándulas sebáceas, por eso se le conoce como sebo. Este sebo, además de proteger, da brillo e hidratación al pelo, manteniéndolo limpio más tiempo. Pues bien, los sulfatos se cargan, no sólo el sebo, sino las glándulas sebáceas que lo generan

Los sulfatos contienen agentes químicos limpiadores, pero también aceites para que el producto se adhiera al cabello. El problema es que los restos de estos aceites se acumulan en las glándulas, impidiendo salir el sebo. Mientras, el sebo del pelo es arrastrado por el champú. Así, nos encontramos con que el sebo del pelo se ha retirado y las glándulas que lo generan, no pueden hacerlo. El resultado es un pelo frágil y reseco.

Efectos del sulfato en el pelo: Alergias

Cuando nos lavamos el pelo, el champú no se queda solo en el cuero cabelludo, sino que pasa por todo el cuerpo. En ocasiones, los restos de sulfatos, se cuelan en las glándulas sebáceas, pero también en los poros de la dermis. Si una persona es alérgica a cualquier agente químico del champú con sulfatos, las reacciones alérgicas provocadas pueden ser problemáticas. Hinchazón, picores, ronchas o rojeces, son habituales.

ANUNCIO

No obstante, el asunto puede empeorar. Y es que, si los restos de sulfatos, en vez de quedarse en la piel, penetran en el organismo, pueden llegar a todo el cuerpo, de la mano del torrente sanguíneo. Si lo hace, la reacción alérgica puede multiplicar su peligrosidad.

Efectos del sulfato en el pelo: Irritación en los ojos

Por muy duchos que seamos en la ducha, a todo hijo de vecino le ha caído alguna vez champú en los ojos. Haces lo posible porque no pase pero pasa. Y cuando pasa, escuece muchísimo. Es más, hay ocasiones en las que el champú ni llega a entrar en los ojos, pero salimos de la ducha con ellos irritados y la vista borrosa. Eso debería ser un indicativo.

ANUNCIO

El motivo es que los agentes químicos de estos champús convencionales son tan abrasivos, que atacan especialmente a zonas sensibles como los globos oculares o el cuero cabelludo.

Efectos del sulfato en el pelo: Caída del cabello

Los folículos pilosos son los encargados de crear nuevo pelo o hacer crecer el que ya existe. El problema es que los residuos de los sulfatos, especialmente sus aceites, se van acumulando en estos folículos, dejándoles sin espacio para hacer crecer el pelo.

Si estos residuos no se retiran (puede hacerse con un champú sin sulfatos), el folículo piloso deja de hacer su labor y queda inservible. Esto se llama alopecia.

Efectos del sulfato en el pelo: Vida del tinte acortada

El poder detergente de los sulfatos es arrollador. Tanto que no distingue los elementos de suciedad del cabello de los que no lo son. Por ejemplo, los pigmentos de color de un tinte. Así, si nos hemos teñido el pelo y seguimos lavándolo con un champú convencional, notaremos que la duración del tinte se reduce de forma considerable. Es más, puede que aparezca alguna zona decolorada o sin color alguno.

Esto mismo ocurre con otros tratamientos. El más llamativo es el alisado con queratina, básicamente, por lo caro que resulta para luego destrozarlo con un champú con sulfatos. Es decir, si te has gastado el dinero en un tinte o un alisado, no dudes en invertir en un champú sin sulfatos de calidad que ayude a prolongar ambos tratamientos.

ANUNCIO

Efectos del sulfato en el pelo: Pelo siempre sucio

Los champús sin sulfatos tienen un poder limpiador extremo. Eso no quiere decir que la limpieza en el pelo sea duradera. Y no lo es. De hecho, con cada lavado, acortamos un poco más el margen hasta el siguiente lavado. El motivo son los agentes químicos de los champús con sulfatos y sus efectos en el cabello.

Al final, con un champú convencional, tendremos que lavar el pelo cada vez más a menudo. Es decir, agrediremos de forma cada vez más habitual nuestro cuero cabelludo. Mientras, el pelo tardará menos en mostrar un aspecto sucio y graso y su debilidad aumentará con cada paso por la ducha.

Efectos del sulfato en el pelo: Caspa

Curiosamente, la caspa es uno de los efectos del sulfato en el pelo que más preocupa. No por ser perniciosa como dolencia, sino por ser un elemento antiestético. Pues bien, es uno de los problemas habituales de los champús convencionales. Los químicos de su formulación irritan y resecan el cuero cabelludo, generando picores, enrojecimiento, incluso eczemas.

Una de las consecuencias de esta sequedad, es la aparición de caspa. Lo bueno de que aparezca tan a menudo, es que mucha gente se ha pasado a los champús sin sulfatos gracias a la caspa

Efectos del sulfato en el pelo: Sequedad y fragilidad

Lo más complicado del pelo seco y frágil es que mucha gente lo ha normalizado y piensa que es el estado habitual de su cabello. Hasta que prueban un champú sin sulfatos y se dan cuenta que es uno de los efectos del sulfato en el pelo. 

La causa de este pelo seco y debilitado no es otra que los sulfatos. Hablamos de un tensioactivo de gran capacidad detergente que deja el pelo muy limpio pero también lo perjudica de forma considerable. Para hacernos una idea, estos mismos sulfatos se usan para fabricar lavavajillas. Sí, los mismos con los que nos lavamos la cabeza a diario.

ANUNCIO

Así, a pesar de dejar limpio el pelo, esa limpieza cada vez es menos duradera. Esto deriva en más lavados, mayor sequedad y un daño mayor al cuero cabelludo. Es un círculo vicioso que tiene una solución sencilla: cambiar a un champú 100% natural.

También te puede interesar