Trucos para controlar la ansiedad por comer

Las preocupaciones, los nervios, la falta de tiempo, factores que nos provocan estrés. El estrés no es malo en sí, ya que nos mantiene alerta y concentrados para solventar situaciones puntuales. El problema viene cuando el estrés se produce día tras día, provocando ansiedad. Una ansiedad que intentamos calmar con la comida. Pues bien, existen […]
World Health Design

Las preocupaciones, los nervios, la falta de tiempo, factores que nos provocan estrés. El estrés no es malo en sí, ya que nos mantiene alerta y concentrados para solventar situaciones puntuales. El problema viene cuando el estrés se produce día tras día, provocando ansiedad. Una ansiedad que intentamos calmar con la comida. Pues bien, existen diferentes trucos para controlar la ansiedad por comer y hoy, vamos a conocer algunos de ellos.

¿Por qué sufrimos ansiedad por comer?

Cuando el hombre vivía en cuevas, rodeados de peligros, la hormona de cortisol, proporcionaba el azúcar suficiente a los músculos para que éstos pudieran reaccionar rápidamente y poder huir para poner a salvo su vida.

El cortisol es la hormona encargada de preparar a nuestros músculos para dar una respuesta rápida, ante una situación de peligro. Una vez superado este peligro, los niveles de cortisol vuelven a la normalidad.

Hoy en día no vivimos ese tipo de peligros, pero para nuestro cerebro tanto los nervios como el estrés provoca las mismas reacciones. Por lo que se pone en marcha los mismos mecanismos de defensa, la diferencia radica en que ahora no necesitamos huir o salir corriendo.

ANUNCIO

El estrés y los nervios constantes, hace que nuestro cerebro mande señales de alerta, al ser una situación constante, éstos niveles de cortisol no bajan y nuestro organismo nos reclamará mayor cantidad de azúcar.

Esa necesidad de ingerir más azúcar es lo que llamamos ansiedad y la calmamos dando al organismo lo que nos pide, es decir, ingiriendo comida.

¿Cómo reducir esa innecesaria ganas de comer?, calmándonos y rebajando nuestro nivel de estrés. Claro que bajar el nivel de estrés no es sencillo y por lo tanto debemos recurrir a unos pequeños trucos que nos ayudarán para controlar esa necesidad de comer.

ANUNCIO

Menos Azúcar y Alimentos Procesados

Reduce el consumo de azúcares, ya que si tu estrés lo combates añadiendo más azúcar, el organismo se convertirá en dependiente de ésta y por lo tanto se hará resistente a la insulina y por lo tanto, necesitarás ingerir cada vez más azúcares para calmar la ansiedad por comer.

Los resultados serán visibles en poco tiempo, más acumulación de grasa en el organismo. Cambia tu dieta por productos frescos y naturales.

Bebe mucha agua

El agua nos ayudará a depurar nuestro organismo y calmará la ansiedad por comer ya que tiene efectos saciantes.  El agua además nos ayudará a depurar nuestro organismo y a evitar la retención de líquidos.

Evita el café o el té ya que estos provocarán estímulos que no son los que deseamos, incrementará más el nerviosismo. Es recomendable tomar mucha agua cuando tengamos sed y algún tipo de infusiones como valeriana, pasiflora o melisa, cuando nos entre la temida ansiedad por comer.

También podemos recurrir a los caldos y sopas vegetales ya sean cocinadas en casa o en brick. Éstas podemos tomarlas antes de las comidas o bien entre comida y comida. Los caldos vegetales aportarán todos los beneficios de éstos además de pocas calorías.

El sueño es fundamental

A pesar de que lo recomendado es dormir 8 horas, nuestro organismo puede necesitar más horas para reponerse. Intenta acostarte un poco antes para que tus horas de sueño sean las suficientes para el organismo. No olvides que la falta de sueño también puede ser un motivo de estrés.

Alimentos ricos en Omega 3

Intenta comer alimentos ricos en omega 3, entre ellos los pescados azules como el salmón, sardinas, chicharro, etc. El omega 3  son ácidos grasos que nos ayudarán a reducir los niveles de cortisol y por lo tanto de estrés.

ANUNCIO

Los frutos secos, el aceite de coco, los cereales integrales, alimentos ricos en vitamina B como la levadura de cerveza, el germen de trigo o los copos de avena.

Utiliza especias en la comida

No tengas miedo en utilizar hierbas o especias como el tomillo, el romero, el orégano en tus comidas diarias. Especial recomendación es la cúrcuma, una especia con un importante poder antiinflamatorio que nos ayudará en nuestro proceso anti-ansiedad.

Utilizando especias conseguirás además de potenciar el sabor de tus comidas, relajar el organismo, tanto a nivel hormonal como psicológico.

No a las dietas milagro o estrictas

Seguro que éste truco es el que más te gusta y te vamos a decir porqué. Muchas de nosotras, hemos probado dietas de todo tipo. Esta dietas eliminan por completo la ingesta de azúcares, sin tener en cuenta que la glucosa es el principal nutriente de nuestro cerebro.

La respuesta de éste no se hace esperar y llega la necesidad de comer y con ella los atracones, la ansiedad y el mal humor. Por este motivo, nuestro primer consejo no es eliminar el consumo de azúcar, sino rebajar su consumo, como hemos comentado en el primer truco.

Come menos pero con mas frecuencia

Lo ideal es realizar al menos, cinco comidas al día. Se trata de comer menos cantidad pero con más frecuencia. Comer adecuadamente, con productos saludables y no dejar pasar demasiado tiempo entre comida y comida, nos ayudará a controlar la sensación de ansiedad.

Hay que tener en cuenta que una cosa es el hambre y otra la ansiedad por comer, si no hacemos dietas, no tenemos porqué pasar hambre, luego la necesidad de comer responde más a la ansiedad que al hambre.

ANUNCIO

Repartiendo la cantidad de alimento en cinco o más comidas al día, conseguiremos calmar la ansiedad, comer las cantidades adecuadas y por lo tanto mejorar nuestro nivel de estrés.

Añade crucíferas a tu dieta

Aunque suene un tanto raro, las crucíferas son las coles, el brócoli, la coliflor, la col lombarda, las coles de Bruselas, el rábano, el nabo, la rúcula, todas con unos importantes beneficios para nuestra salud. Son vegetales con un alto poder antiinflamatorio que además nos aportarán calcio, hierro, vitaminas y fibra.

Podemos cocinarlas de mil maneras distintas, como al vapor, salteadas, etc. y acompañarlas de especias que nos gusten. No tenemos escusas para no ingerir este tipo de verdura milagrosa en nuestra dieta.

También te puede interesar