Escrito por

Cómo ser feliz: claves y hábitos para cambiar el estilo de vida

Las claves y los hábitos de las personas felices pueden ser la llave a un cambio de estilo de vida para descubrir cómo ser feliz. Os contamos algunos datos que os pueden resultar curiosos, interesantes y que podéis poner en práctica en vuestro día a día.

Como ser feliz

Ser optimista

Ser optimista facilita que uno pueda ver la vida en otro color, no se trata de convertirse en una persona que no es capaz de percibir la realidad sino de que tenga la esperanza o la certeza de que las cosas siempre van a ir a mejor. Aprender a ver el lado positivo de las adversidades puede ser uno de los ejercicios más difíciles, profundos y con grandes resultados tanto a corto como a largo plazo, pues permite que uno pueda llegar a ver la vida de otra forma, a sentirla e interpretarla de una forma más positiva.

Ser agradecido

Os puede parecer absurdo pero no es tan fácil encontrarse con personas agradecidas, de las de verdad, no de las que lo dicen pero no lo sienten por dentro, si no aquellas que en su interior sienten ese gracias latiendo a grandes golpes.

Se puede ser agradecido con los demás, se puede estar agradecido con la vida, con uno mismo.

Olvida las exigencias

Una de las formas de ser feliz es olvidarte de las propias exigencias, proponte retos y objetivos si quieres pero deja a un lado la persecución constante de los “debería de hacer o debería de haber hecho”, “y si…”, “tengo que…”. No hay nada tan dañino como la culpa y el fustigarse por la propia autoexigencia, porque suele ser mucho más persecutoria y dañina que cualquier otra sensación.

Meditar

Como ser feliz habitos

Aprender a meditar puede ser uno de los ejercicios más impresionantes a los que os enfrentais. No es nada sencillo en un principio pero, si os apuntáis al reto, veréis que la meditación puede ser una herramienta impresionante para vuestra mente y vuestro cuerpo, para la felicidad. La meditación os permitirá vivir en el aquí y ahora, sin los agobios del futuro ni la tristeza del pasado; sentiros más conectados con vosotros mismos y teniendo la capacidad para manejar mejor las situaciones de estrés y ansiedad.

Haz limpieza en tu lista de amigos

Aprende a diferenciar quiénes son amigos de aquellos que puedes considerar compañeros o conocidos. Coloca a cual en su lugar. Tener a personas negativas a tu alrededor, que te hacen la zancadilla cada poco tiempo, de quienes no te puedes fiar o quienes sientes que te hacen daño con sus comentarios… No son amigos. Quien no te respeta ni te cuida, no es un amigo. Los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una mano y, a veces, sólo te quedarás con un dedo en pie. No importa. En estos casos la calidad siempre prima a la cantidad.

Manéjate con la empatía

¿Te consideras una persona empática? La empatía es una de las herramientas más importantes que hay a nivel emocional y cada vez son menos personas las que saben desarrollarla. Triste pero cierto.

La empatía te permitirá entenderte y comprender mejor a los otros. Jamás te podrás meter en sus zapatos, porque cada uno tiene una historia y unos sentimientos muy propios, pero sí te podrá ayudarte a hacerte una idea de cómo te sentirías tú en ese lugar y, desde ahí, poder estar mejor con los demás. A veces será la llave para poder abrir puertas y cerrar otras a personas de tu alrededor, a lidiar mejor con el dolor y la rabia ajena.

Haz lo que amas

Como ser feliz optimismo

Estamos en un tiempo en el que no resulta tan sencillo dedicarse profesionalmente a lo que uno ama pero, intenta convertir ese espacio de trabajo en lo que amas. Y, si esto es imposible, busca huecos en tu agenda para dedicarte a lo que amas, a expandir esa parte de ti, a sentirla y vivirla intensamente.

La única verdad que hay es que has de ser fiel a ti mismo en todo momento, sin que eso implique faltar a los demás.

Ríete 10 minutos al día

Conviértelo en tus deberes diarios porque la risa es la mejor medicina para el alma ¡Incluso para el cuerpo! La risa puede cambiarlo absolutamente todo en tu vida. Además, si aprendes a reírte de ti mismo descubrirás cómo hay penas y culpas que se diluyen más fácilmente, cómo la vergüenza tiene un menor peso y podrás dejar de juzgarte tanto.

Acéptalo, eres humano

Acepta que a veces te equivocarás, que meterás la pata enormemente, que harás el ridículo, que llorarás o reirás en las situaciones menos oportunas. Que llegará un día en el que puedas sentir que defraudas o que te defraudas a ti mismo. ¿Y sabes qué? No pasa nada. Recuerda que eres humano, imperfecto y que en todo momento estás en proceso de construcción y reconstrucción, de aprendizaje. Nadie nace aprendido y todos caemos sucesivamente en alguna misma piedra del camino, hasta que aprendemos a seguir adelante.

Aprende a perdonar y perdonarte

He leído en muchas ocasiones eso de que hay que perdonar a los demás pero, una de las tareas que a veces resultan más complejas es perdonarse a uno mismo. Ambos van a ser parte fundamental de ese camino a la felicidad, pues será dejar a un lado el rencor, el odio y cerrar puertas para siempre si es necesario, pero desde la tranquilidad.

Tu palabra eres tú

Deja de decir cosas a la ligera, de promesas vacías o frases hechas. Tu palabra eres tú y cuando descubras que si no cumples tu palabra tú dejas de perder valor, entonces comprenderás que la honestidad es uno de los pasos más importantes para poder tener unas relaciones sanas contigo y con los demás.

Olvídate del qué dirán

Olvídate de lo que digan los demás y siente. Deja de pensar tanto y siente. A veces sentimos más con la cabeza que con el corazón, por lo que no nos escuchamos en absoluto. Sé fiel a ti mismo, haz lo que sientas y guíate de tu instinto.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos