Escrito por

Cómo hacer mermelada casera de frutas: 3 recetas deliciosas

Combinan bien con una amplia diversidad de alimentos, en especial si las añadimos a opciones saladas o de sabor ciertamente neutro. Además, podemos consumirlas en el desayuno, la merienda, el postre tras un exquisito almuerzo o incluso como tentempié a media mañana. Y es que las mermeladas de frutas son una opción maravillosa para cualquier momento del día.

Cómo hacer mermeladas de frutas

En la actualidad podemos encontrarnos en el supermercado, mercado, herbolario y tiendas de dietética, con infinidad de variedades, para todos los gustos (y también casi podríamos decir que de todos los colores): de fresas, naranja amarga, higo, melocotón, pera… Con azúcar añadida, solo con azúcar natural presente en la fruta, sin azúcar, con stevia -ideal para diabéticos-, con edulcorantes…

Como vemos, la elección variará de nuestro gusto personal o de nuestras necesidades nutritivas o condiciones de salud. Y, aunque podemos comprarlas fácilmente, ¿no crees que es mucho mejor aprender a preparar nuestras propias mermeladas caseras? Ésta se convierte en una opción excelente especialmente si deseamos elaborar mermeladas lo más saludables posible. ¿Sabes por qué? Porque al prepararlas nosotros mismos en casa sabremos qué ingredientes hemos utilizado para ello.

Evidentemente, esto no significa que las mermeladas que encontramos en el supermercado sean menos saludables o estén menos recomendadas, en comparación con las que podemos hacer en casa.

No obstante (como ocurre de hecho con la mayoría de productos alimenticios que compramos), deberíamos antes observar su etiquetado, para asegurarnos con ello de que los ingredientes utilizados sean sanos, y evitar aquellos productos en los que se use una cantidad elevada de aditivos alimentarios, como colorantes y conservantes.

3 recetas de mermelada de frutas caseras

Aquí te dejamos algunas de las mejores rectas de mermelada casera de frutas.

Mermelada de melocotón

Receta de mermelada de melocotón

Ingredientes: 1 kg de melocotones y 500 gramos de azúcar (aproximadamente).

Elaboración: En primer lugar lava bien los melocotones, pélalos, corta la carne en trozos regulares (no superiores a un centímetro) y retira el hueso. Pesa ahora la cantidad de carne de melocotón obtenida tras el proceso de limpiado; sobre la cantidad que salga deberás usar la mitad, que será el equivalente a la cantidad de azúcar que utilizaremos. Pon la carne del melocotón y el azúcar en una olla al fuego, y cocina a fuego alto. Remueve constantemente para evitar que el azúcar se pegue. Luego, cuando el melocotón haya soltado la mayor parte del agua que contenía baja el fuego hasta obtener un hervor continuo. Sigue removiendo hasta que la mayor parte del melocotón se haya deshecho por completo. Finalmente retira del fuego y, aún caliente, envasa con cuidado conservando en tarros de cristal.

Mermelada de fresas

Cómo hacer mermelada de fresa

Ingredientes: 1 kg de fresas, 700 g de azúcar, el zumo de un limón

Elaboración: Lava bien las fresas, córtales el rabito y trocéalas. Parte el limón por la mitad y exprímelo para obtener su jugo. En un cuenco grande pon las fresas troceadas, añade por encima el zumo de limón recién exprimido y el azúcar. Mezcla bien y ponlo todo en una olla a fuego fuerte. Cuando empiece a hervir baja el fuego y deja cocinando a fuego suave, hasta que el líquido se reduzca (durante 30 minutos de cocción aproximadamente). Es conveniente que durante este proceso remuevas un poco de vez en cuando con la ayuda de una cuchara de madera. Elimina también la espuma que se empezará a formar en su superficie. Finalmente, una vez cocinada del todo, vierte en distintos tarros de cristal cuando la mermelada se encuentra aún caliente.

Mermelada de higosCómo hacer mermelada de higos

Ingredientes: 1 kg de higos, 500 g de azúcar, el zumo de un limón

Elaboración: Lava los higos y pélalos, retirando su parte más externa (aunque si lo deseas puedes dejarlos así). Córtalos en trozos. Añádeles el azúcar y el jugo de limón recién exprimido. Ponlo todo en una olla a fuego fuerte y, cuando comience a hervir, baja el fuego cocinando a fuego suave durante 30 minutos más. Recuerda que es fundamental remover de vez en cuando para evitar que el azúcar se pegue, y retirar a su vez poco a poco la espuma que se empiece a formar en la parte superior. Pasado el tiempo tritura un poco con la ayuda de una batidora, y vierte en los tarros de cristal.

El proceso de envasado de la mermelada casera

Aunque se trate de un proceso sencillo, en realidad el momento de envasar nuestra mermelada de frutas casera es uno de los más importantes, ya que nos permitirá asegurarnos de que su conservación sea lo más correcta y adecuada posible, especialmente si cuidamos también su almacenaje.

Para ello deberás seguir los consejos que te indicamos a continuación:

  1. Lava bien cada tarrito en profundidad, con agua caliente y jabón.
  2. En una cazuela con agua hirviendo introduce con cuidado las tapas de los tarritos tras haberlos lavado, y deja que hiervan durante al menos 10 minutos.
  3. Colócalas luego sobre un paño de algodón limpio, dejando que se sequen a temperatura ambiente.
  4. Mientras, introduce los botes en la cazuela con agua hirviendo, así hasta cubrir todos los tarros. Deja que hiervan durante un máximo de 30 minutos.
  5. Con cuidado de no quemarte, y una vez pasado este tiempo, colócalos boca abajo sobre un paño de algodón igualmente limpio.

Una vez esterilizados, procederemos al envasado de nuestra exquisita mermelada. Y, para ello, es fundamental crear el proceso de vacío. ¿Cómo? Muy sencillo: solo tienes que  llenar los botes con la mermelada aún caliente dejando dos centímetros en su parte superior. Luego cierra el tarrito con la tapa, dale la vuelta y colócalo boca abajo, sobre un paño de algodón. Déjalos así hasta que se enfríen por completo.

Y, para terminar, no te olvides de algo igual de importante: etiqueta cada tarrito con la fecha de su envasado. De esta manera, sabrás cuándo la elaboraste y el tiempo que ha pasado cuando vayas a consumirla. Y es que aunque las mermeladas de frutas no caduquen, es la mejor forma de saber que no han pasado muchos meses desde su preparación.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?