Escrito por

3 recetas saludables con chocolate negro

El chocolate negro puede convertirse en un excelente aliado, especialmente si te apasiona el chocolate y además te preocupas por cuidar tu salud. ¿Sabes por qué? Fundamentalmente porque es una opción mucho más saludable, en comparación con otras variedades o tipos como el chocolate con leche o el terrible chocolate blanco. Y, además, es un ingrediente ideal en una amplia diversidad de postres y recetas exquisitas. ¿Quieres aprender a preparar alguna? Te animamos a descubrir 3 recetas con chocolate negro que, además de deliciosas, destacan fundamentalmente por algo: son muy fáciles de hacer y son más saludables.

Deliciosas recetas con chocolate negro

Como ya te hemos explicado en otros momentos, el chocolate negro es un tipo de chocolate mucho más saludable y nutritivo. Saludable, claro está, siempre y cuando se consuma con regularidad, pero nunca se haga en exceso. Ya que como probablemente sepas, cualquier alimento aún cuando sea sano consumido en exceso es malo.

No en vano, el chocolate negro es un alimento excelente porque está cargado de nutrientes. Se elabora a partir de la semilla del árbol del cacao, que como manifiestan muchos nutricionistas, se convierte en una de las mejores fuentes de antioxidantes naturales que existen. De hecho, como demuestran muchos estudios, el chocolate negro puede ayudar a mejorar la salud, además de reducir el riesgo de sufrir alguna enfermedad cardíaca.

Por ejemplo, es un alimento que sorprende por su alto valor nutritivo: contiene una cantidad decente de fibra soluble, aporta cantidades aún más interesantes de minerales (entre los que destacan el hierro, magnesio, cobre, manganeso, potasio, fósforo, zinc y selenio), así como ácidos grasos saludables y antioxidantes.

También ayudaría a mejorar el flujo sanguíneo al contener flavanoles, que según parece, pueden estimular el endotelio, que es el revestimiento de las arterias. Como resultado, disminuye la resistencia al flujo sanguíneo, reduciendo la presión arterial elevada.

Por otro lado, es especialmente útil para mejorar algunos factores de riesgo importantes para las enfermedades del corazón, como por ejemplo ayudaría a reducir el colesterol LDL total y el colesterol LDL en sí mismo (considerado también como ‘colesterol malo’), a la vez que aumenta el colesterol HDL (o bueno).

1. Batido de chocolate negro, avena y mantequilla de cacahuete

Receta de batido de chocolate negro

El batido de chocolate negro que te proponemos en esta ocasión es una opción nutritiva exquisita para refrescarnos en los días de mayor calor. Así, resulta especialmente ideal para tomarlo a media mañana en un día de verano, o incluso como merienda para los más peques de la casa. Eso sí, es aconsejable utilizar chocolate negro mínimo 70% de cacao, y mantequilla de cacahuete sin azúcar y sin sal.

Ingredientes: 2 cucharadas de chocolate negro en polvo, 1 cucharada de copos de avena, 1 cuchara de mantequilla de cacahuete y 1 vaso de leche.

Preparación: Pon todos los ingredientes en el vaso de la batidora y bátelo todo muy bien, hasta que los ingredientes se integren a la perfección. Si lo deseas puedes endulzarlo con un poco de panela o de sirope de ágave, aunque lo ideal es tratar de tomarlo sin endulzar, ya que partimos de una bebida que, en realidad, es saludable.

2. Vasitos de chocolate negro con infusión de chai

Receta de vasitos de chocolate negro y chai

No hay duda que el chocolate negro combina a la perfección con la tradicional mezcla de especias del té o infusión de chai, en la que habitualmente se utilizan especias como el jengibre, cardamomo, granos de pimienta y clavos de olor. Es más, el chocolate negro ayuda a intensificar el sabor de estas especias.

Ingredientes: 1 lata de leche de coco sin azúcar, 1 canela en rama, jengibre fresco rallado, 2 cucharaditas de vainas de cardamomo trituradas, 1/2 cucharadita de granos de pimienta triturados, 4 clavos de olor, 1/4 taza de miel, 4 yemas de huevo, 100 gramos de chocolate negro picado, 1 cucharadita de vainilla y 1/2 taza de crema de anacardo dulce.

Preparación: Pon la leche de coco en una cacerola al fuego, agrega todos los ingredientes y lleva a ebullición a fuego medio, revolviendo de vez en cuando. Luego retira del calor, cubre y deja reposar durante 15 minutos. Con la ayuda de una malla fina cuela la bebida y desecha las especias, y vuelve a colocarla en la cacerola. Añade la miel y remueve, volviendo nuevamente a calentar hasta alcanzar el punto de ebullición. Bate las yemas de huevo hasta que estén suaves. Agrega poco a poco a la mezcla de leche de coco caliente y miel, y vuelve a cocinar a fuego medio-bajo. Luego retira del calor, añade el chocolate negro picado y deja reposar durante 5 minutos. Bate con la ayuda de una batidora hasta que todo quede suave. Agrega la vainilla y vierte la mezcla en varios vasitos. Cubre y enfría en la nevera durante 4 horas, o hasta que la mezcla esté bien firme. Para terminar, al momento de servir cubre con un poco de crema de anacardo dulce y más chocolate negro picado por encima.

3. Trufas de chocolate negro y anacardo

Receta de trufas de chocolate negro y chai

Ingredientes: 200 gr de chocolate negro, 2 cucharadas de aceite de coco, 1/2 taza de leche de coco, 1/4 taza de jarabe de arce, 1 cucharadita de vainilla, 3/4 taza de anacardos crudos enteros, 1/4 cucharadita de sal marina gruesa.

Preparación: Pon el chocolate negro y el aceite de coco en un tazón mediano. En una cacerola pequeña hierve la leche de coco. Luego vierte sobre el chocolate, cubre y deja en reposo durante 5 minutos. Luego remuévelo hasta que quede suave. Agrega el jarabe de arce y la vainilla, cubre y deja enfrar durante 45 minutos, o hasta que esté lo suficientemente firme como para poder darle forma. Precalienta el horno a 170 ºC. Coloca los anacardos en una bandeja para hornear y hornéalos durante 10 minutos, o hasta que estén tostados. Reserva 35 anacardos enteros, y pon el resto junto con la sal en el vaso de la picadora, y pícalos bien. Pásalos al tazón pequeño. Enrolle la mezcla de chocolate en bolas de 2 centímetros de diámetro. Luego, una vez formada la bola, coloca un anacardo entero en el centro, y vuelve a darle forma de bola. ¡Listo! Dejar reposar en la nevera y dejar a temperatura ambiente durante al menos 30 minutos antes de servir.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?